El Carnaval como fiesta popular

El carnaval es una festividad popular de tradición cristiana, cuyo origen, posiblemente, se remonte a las fiestas paganas en honor a Baco, el dios del vino, las Saturnales y las Lupercales romanas. Durante estas fiestas se subvertía el orden; por unos días los siervos tomaban el papel de los amos y viceversa.

Se supone que el término proviene del latín medieval carnelevarium, que significaba “quitar la carne” y que se refería  a la prohibición religiosa de consumo de carne durante la Cuaresma. Fue precisamente en la Edad Media cuando surgió esta festividad, que incluía juegos, banquetes, bailes y diversiones, con el objeto de prepararse para la abstinencia posterior. En España empezó a ser costumbre el disfrazarse durante el reinado de los Reyes Católicos, tradición que, salvo épocas en las que se prohibió, se ha mantenido hasta la actualidad en diversos lugares del mundo.

El carnaval es una manifestación festiva, con un gran trasfondo cultural, caracterizada por la transgresión metafórica o ritual de las normas establecidas.

Aunque indiscutiblemente el carnaval no se puede concebir sin la idea de la Cuaresma, actualmente ha perdido su relación con el período de ayuno y abstinencia cristiano, pero mantiene en cambio las fechas de celebración y la aparente subversión del orden y las jerarquías sociales.

montaje

El carnaval es hoy en día una fiesta más en el calendario laico, un fin de semana prolongado en el cual algunos acuden disfrazados a los lugares de ocio y otros hacen fiestas en sus casas. Salvo en lugares de muy arraigada tradición, el valor transgresor se ha trasladado del carnaval hacia los 52 fines de semana del año.

La fiesta juega un papel liberador de la cotidianidad, supone un paréntesis en la monotonía diaria de la sociedad. Es un claro ejemplo de que la globalización, la modernidad y su lógica de la racionalidad y el mercado todavía no han ganado la batalla a la cultura popular.

En España el carnaval es una fiesta muy arraigada en toda nuestra geografía. Aunque celebrada de diferente manera, no es como el de Venecia, más estéticamente cuidado, o como el de Brasil centrado en el baile, sino que es una fiesta más popular y participativa.

Si estáis interesados en averiguar algo más sobre esta y otras fiestas populares de nuestro país, podeís consultar esta bibliografía que os hemos preparado en la Biblioteca de Cultura.